Ahora también directamente a tu e-mail

lunes, 2 de mayo de 2011

Sin prisas y CON pausas

Algunos de vosotros pensaréis que me he confundido de frase. Todos conocemos la expresión "Sin prisa pero sin pausa" para indicar el ritmo de una actividad que no es urgente pero que no podemos dejar de hacer. Pues bien, el post de hoy va dedicado justamente a la introducción de un concepto actualmente desprestigiado por estar asociado en ocasiones a la torpeza; se trata de la lentitud y la introducción de pausas en nuestra vida cotidiana: Sin prisas y CON PAUSAS

                                                


El ritmo de vida que llevamos hace que nos hayamos convertido en verdaderos esclavos de la "rapidez". Todo el día vamos deprisa, conducimos deprisa, comemos deprisa, hablamos deprisa, queremos que nuestras comunicaciones telefónicas se establezcan deprisa, queremos que nuestro ordenador vaya a más velocidad......deprisa, deprisa, deprisa!!!

Vivimos "por el carril rápido". Pero, ¿ por qué lo permitimos? ¿Sabemos realmente a dónde vamos?

Existen una variedad de respuestas:

- el miedo a ser interpretado como torpe o poco ágil
- el miedo a enfrentarse al tiempo en soledad y silencio
- el miedo a no saber qué hacer
- el miedo a sentir que se está perdiendo el tiempo
- el miedo a la frustración
- el miedo a aburrirnos
- el miedo a no vivir emociones al límite....

Buscamos la satisfacción inmediata, el retorno a corto plazo. La impaciencia se ha adueñado de nuestras vidas.
El ir rápido se ha convertido en una gran trampa en la que casi todos hemos caído. Todavía existen lugares, habitualmente rurales o alejados de entornos urbanos en donde se puede recuperar el "ritmo natural" de las cosas.

Carl Honoré en su libro "Elogio de la lentitud", analiza en profundidad un movimiento social que reivindica el encontrar un equilibrio. Dar a cada actividad el tiempo necesario para desarrollarla adecuadamente.

El hacer las cosas sin prisas proporciona una gran cantidad de beneficios:
  • Una mayor capacidad de CREATIVIDAD. Dejamos que haya espacio para que emerjan nuevas ideas.
  • La CALIDAD de la realización es mejor.
  • Un mayor BIENESTAR Y SALUD. Nuestro cuerpo y mente no se ven sometidos a los azotes del reloj.
  • Reaprender el arte de gozar en la ejecución de las actividades o tareas.
  • Conectarnos con nuestro propio ser.
Date un respiro !! Tú y tu entorno lo agradeceréis

Aprendamos a reservarnos en nuestra agenda pequeños o grandes espacios de tiempo para pensar en la musarañas (en català "badar"). Descubriremos que en esos espacios de tiempo es cuando nos surgen nuestras mejores ideas, o encontramos la solución a ese problema que teníamos.

Sin más, os dejo con la canción de Rosana "A fuego lento".

http://www.youtube.com/watch?v=IK2Bhk-kWxM



Hasta pronto


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario y/o sugerencia.